2018, el año de los raros deportes nuevos

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
(0)
1 de enero de 2019  • 22:19

Uno de los sucesos deportivos de la Argentina en el año que se terminó fueron los Juegos Olímpicos de la Juventud. Buenos Aires 2018 sirvió como contraste para dejar determinadas revelaciones fuera de discusión: la cultura deportiva manifestada por el millón de personas que se volcó a los parques para ver competencias de chicos entre 15 y 18 años, precisa de más inversión de dinero para desarrollar deportistas y audiencias. Competidores y espectadores que compartan esa experiencia. En tiempos en los que la existencia del Cenard en Nuñez se ve amenazada, y la ofrenda para aceptar esa decisión son las instalaciones de único uso durante Buenos Aires 2018, el deporte argentino no precisa que lo nuevo se devore a lo viejo. El desafío debe ser colmar esos espacios con más deportistas y más deportes, porque la gran novedad es que el menú deportivo ahora se amplía con disciplinas que se inventan en la calle, en los barrios, con vueltas de tuerca sobre los deportes de siempre. Es recomendable que los gobiernos y los medios atiendan a esa agenda porque las marcas ya lo hacen y se lo cuentan a su audiencia en las redes sociales.

Uno de los legados de Buenos Aires 2018 fue ese: el mapa del deporte expandió sus límites. Los Juegos Olímpicos de la Juventud fueron una especie de laboratorio en los que se buscó innovar con formatos de estreno y con la flexibilización de los deportes más tradicionales. El hockey de 5, el rugby de 7 y el beach handball se apreciaron como variantes de competencias históricas. El 3x3 en básquetbol y el BMX freestyle, en cambio, fueron desprendimientos e híbridos de deportes masivos que tienen sus organizaciones rectoras encargadas de reglamentarlos y promocionarlos. Buenos Aires 2018 fue el escenario de la adrenalina encapsulada en 4 minutos de planificación y ejecución que demanda cada tramo de la escalada deportiva. Se podría discutir si el breakdance es deporte o no. Es una elección. La otra es tratar de comprender porque los nuevos públicos no tienen inconvenientes en ver esos desafíos en las plataformas de video en lugar de ver a "once contra once" simplemente porque sus familiares mayores lo hacen.

Ya lo dijo Thomas Bach, presidente del COI, en su última conferencia de prensa en Villa Soldati: "El deporte compite contra los intereses de las personas en su tiempo libre. Ya es muy difícil que la gente venga hacia nosotros. Nosotros tenemos que ir donde están ellos". Actualmente las consultoras dedicadas a entender el comportamiento de la sociedad vinculado al entretenimiento, el ocio y el tiempo libre apuntan a una idea central: los deportes tradicionales ya no capturan la totalidad de la atención de las audiencias juveniles.

Canvas8, una consultora británica (https://www.canvas8.com/us/about.html) dedicada a investigar las nuevas tendencias culturales y que tiene como clientes a marcas como Samsung, Nike, Coca Cola y McLaren, asegura en un informe que 1 de cada 3 jovenes considera que el fútbol no será el deporte dominante en los próximos diez años. El 22 por ciento de sus encuestados dice estar aburrido de los deportes tradicionales. A la hora de consumir deporte, el 51 por ciento lo hace por streaming de video, el 44 por ciento por TV y cable y el 35 por ciento solo por redes sociales. Florecen nuevas culturas y subculturas deportivas que no anclan en los deportes de siempre. Ni en sus estructuras. Como dato curioso, apuntan, hay cien mil personas en el mundo que juegan y consumen videos de Quidditch, la versión real de la competencia deportiva escolar que animan los aspirantes a magos en la saga literaria de Harry Potter.

El COI ya entendió el mensaje y está abierto hasta para considerar si las carreras de drones serán o no un deporte. Ese futuro puede esperar. Hay otro futuro que dejó de serlo y sucede ahora: los nuevos deportes ya exceden el programa olímpico, no tienen historia, pero tienen un audiencia acumulada que los mira, los celebra y no espera de la aprobación dirigencial ni de los expertos para disfrutarlos. El fenómeno deportivo ahora abarca más deportes. Y por eso se necesitan más campos de entrenamiento, no menos.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.