El maratonista Eliud Kipchoge pisa fuerte tras la polémica por el récord: "Las zapatillas no te hacen correr rápido"

El keniata Eliud Kipchoge y una marca que todavía sigue generando debates
El keniata Eliud Kipchoge y una marca que todavía sigue generando debates
(0)
16 de octubre de 2019  • 15:18

Eliud Kipchoge, considerado el mejor maratonista de todos los tiempos, corrió el sábado en las calles de la ciudad austríaca de Viena en 1h59m40s los 42,195 km y su logro, al ser el primer atleta en cruzar la meta antes de las dos horas, fue paradójicamente el punto de partida para las polémicas y el debate. El efusivo abrazo con su esposa, Grace, que lo recibió con una bandera en la llegada de esa prueba no oficial diseñada a medida para permitir la gesta, dejaba en evidencia que se trataba de una situación muy especial. Al borde de los 35 años, tras consagrarse en Río 2016 y batir la plusmarca en el Mundial de Berlín 2018, en la cúspide de su carrera le corre a su propio mito. Y esta vez, todo fue más allá de su objetivo: "Hacer historia".

Por segunda vez (ya había sucedido en Monza, Italia, en 2017), Kipchoge contó con el respaldo de un equipo de liebres (corredores que marcan el ritmo), que lo acompañaron en grupos que se alternaban, uno de los motivos por los que la Federación Internacional de Atletismo -entidad rectora de ese deporte- no ratificó el tiempo como récord mundial. El grupo, conformado por 36 atletas, recibió la ayuda de una furgoneta que marcaba el paso con un rayo láser proyectado sobre el asfalto como la posición ideal. Por entonces, el hombre nacido en Kapsisiywa, al oeste de Kenia, tuvo la compañía de otro vehículo que le marcaba el ritmo.

Y la polémica se instaló otra vez, para quedarse. Primero, por la estrategia descripta. Luego, por el modelo de zapatillas que utilizó (Nike AlphaFly), mientras se plantea el debate sobre si se actualizará el artículo 143.2 del Reglamento de competición de la IAAF, que establece las condiciones del calzado. Ahora, Kipchoge se defiende: "Lo importante es el atleta, las zapatillas no te hacen correr rápido. Yo soy un ser humano y no un coche", sentenció en una entrevista con medios españoles, entre ellos El País.

"Todavía estoy celebrando mi actuación. Es el mayor logro que he conseguido. Quería hacer historia en este mundo. Como Roger Bannister hace 65 años (recorrió por primera vez una milla en menos de cuatro minutos). Hacer historia es otra historia", sostuvo el africano, todavía lejos de su casa en Eldoret, la quinta localidad más poblada de Kenia, en el oeste del país y a 2095 metros sobre el nivel el mar.

Los compromisos comerciales y entrevistas siguen su curso, aunque la marca no vaya a ser consolidada. Y sabe que en lo inmediato vendrán "tres semanas de descanso casi absoluto para recuperar el cuerpo", aseguró su fisioterapeuta, el catalán Marc Roig. Si en ese tiempo, Eliud sale a trotar o se muda al campo de entrenamiento de Kaptagat, a unos 30km de su hogar, pero con poco más de 300 metros de altitud, será por instinto.

"No creo en los límites. Los desafíos son parte de la vida. Cuando se me plantea uno, intento superarlo. Los deportes son como la vida. Cada día es un desafío. Me levanto por la mañana y cada día es un desafío", sostuvo el atleta, al que su preparador describe "capaz de mover montañas con la mente" en su análisis ante el medio español.

Para Eliud Kipchoge, el récord no tiene discusión en su esencia
Para Eliud Kipchoge, el récord no tiene discusión en su esencia Crédito: AFP

"Si tienes buenas zapatillas y no estás en forma, no puedes hacer nada. Al final, las zapatillas no son la respuesta; no te hacen correr rápido", explicó el keniata. Y agregó: "No es como con un coche, que tienes dos tipos de combustible: un combustible que va muy rápido y otro combustible que es lento. Con los seres humanos, si no estás en forma mental y físicamente, no puedes hacer nada. Concentrémonos en el atleta real". Su defensa es enérgica, con ejemplos y fundamentos.

"A Viena no vamos a intentarlo; vamos a demostrarlo", sostenía antes del viaje, según confesó ahora Roig. En realidad, el plan ya había comenzado tras los Juegos Olímpicos en suelo carioca. En Italia, había quedado a 26 segundos de lograrlo al año siguiente. Ahora no falló y Kipchoge se lo dedicó a Sandy Bodecker, el ejecutivo de Nike que falleció en octubre pasado e impulsó el reto en 2017, cuando la marca estadounidense le ganó a Adidas la carrera por tenerlo entre sus atletas.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.