Entre rumores y toma de ganancias, los precios del maíz y de la soja cayeron un 3,9 y un 3,4% en Chicago

Los fondos de inversión tuvieron un activo papel como vendedores de contratos
Los fondos de inversión tuvieron un activo papel como vendedores de contratos Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
10 de febrero de 2021  • 23:28

Un día después de que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) achicó un poco más su proyección sobre las existencias finales de maíz y de soja estadounidenses, que en ambos casos se prevén en el nivel más bajo desde la campaña 2013/2014, una ola de ventas desde el sector de los grandes fondos de inversión especuladores provocó bajas de hasta el 3,9% para el cereal y de hasta el 3,4% para la oleaginosa.

Esa fuerte liquidación de contratos y el retiro de ganancias se aceleraron por una serie de rumores que fueron desde la importación estadounidense de soja brasileña para compensar la caída de las existencias, hasta el cambio de origen de ventas de maíz de Estados Unidos por grano de la Argentina. Esto último, luego que el USDA confirmó la cancelación de una venta del cereal por 132.000 toneladas, que habían sido anunciadas como ventas hacia destinos "desconocidos".

Todo esto se dio en simultáneo con una jornada volátil en Wall Street, donde los inversores aguardaban con bastante incertidumbre las palabras del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, que hablaría sobre los programas de estímulo a la economía en plena pandemia, sobre desempleo e inflación. El funcionario finalmente comenzó a hablar cuando las operaciones de la rueda diaria de Chicago llegaba a su fin.

Al momento de fijar los ajustes, las pizarras del mercado estadounidense reflejaron quitas de US$8,57 y de 8,47 sobre los contratos marzo y mayo del maíz, cuyos valores resultaron de 210,42 y de 209,73 dólares por tonelada.

En el caso de la soja, el cierre de Chicago dejó pérdidas de US$17,54 y de 16,99 sobre las posiciones marzo y mayo, cuyos ajustes fueron de 497,51 y de 496,96 dólares por tonelada.

Según fuentes del mercado, durante la rueda los fondos de inversión especuladores liquidaron unos 55.000 contratos de maíz, equivalentes a cerca de 7 millones de toneladas, y otros 30.000 contratos de soja, por algo más de 4 millones de toneladas.

Cabe tener en cuenta que estos operadores, que mueven miles de millones de dólares a diario entre los mercados más diversos, dotando de dinero fresco y de liquidez a esos mercados, fueron grandes protagonistas de la escalada alcista de las cotizaciones de las materias primas agrícolas desde mediados de agosto último, al buscar en esa plaza un lugar de resguardo frente a la debilidad de dólar y a la posibilidad de un proceso inflacionario en los Estados Unidos. Todo eso, además de los fundamentos propios del mercado agrícola, que producto de un acelerado ritmo de ventas estadounidenses de maíz y de soja fue ajustando las existencias domésticas hasta niveles pocas veces visto en la historia reciente.

Sin embargo, al momento de resolver la salida de un mercado, sea para cubrir márgenes en otras plazas financieras o para retirar parte de las ganancias generadas en el propio juego de especulación, los administradores de los grandes fondos no guardan particular interés por los fundamentos, en este caso, del mercado agrícola. Así está planteada la simbiosis entre los fondos de inversión y la plaza granaria, donde no hay espacio para reclamos.

Desde los fundamentos estrictamente agrícolas, nada cambió. Las existencias estadounidenses siguen siendo tan bajas como en la rueda precedente. El factor de presión sí está en el progreso de la cosecha de soja en Brasil, que evoluciona con demoras, pero que apunta a dejar una producción récord, que ya está ingresando en el circuito comercial.

En ese sentido, mañana la Compañía Nacional de Abastecimiento, dependiente del Ministerio de Agricultura de brasileño, publicará su nuevo informe mensual con las estimaciones agrícolas del ciclo 2020/2021 en ese país. En el trabajo de enero el organismo proyectó la producción de soja en 133,69 millones de toneladas y la de maíz en 102,31 millones, respecto de los 133 y de los 109 millones previstos ayer por el USDA.

Las lluvias que comprendieron amplias zonas agrícolas de la Argentina, que recomponen el estado de los suelos y que favorecen el desarrollo de los cultivos, también fueron un factor de presión bajista para las cotizaciones de los granos gruesos.

Por último, los operadores comerciales ya incluyeron en su hoja de ruta el hecho de que la demanda china estará mayormente inactiva entre mañana y el miércoles 17, período de feriados en China por la celebración del Año Nuevo Chino.

El trigo, que si bien por estacionalidad responde a factores distintos a los que mueven las agujas de los granos gruesos, hoy también quedó sumergido debajo de la ola de ventas agitada por los fondos especuladores. Al cierre de la rueda, la posición marzo en Chicago y en Kansas perdió US$5,14 y 7,16, al quedar con un ajuste de 233,51 y de 225,61 dólares por tonelada, respectivamente.

Mercado local

Con las bajas externas cristalizadas, las fábricas redujeron hoy de 330 a 322 dólares sus propuestas por la tonelada de soja con entrega inmediata sobre el Gran Rosario, que en pesos implicó una caída de 29.060 a 28.388 pesos. El grano de la próxima cosecha se cotizó a 320 dólares, con una merma de 3 dólares.

Las pizarras del Matba Rofex reflejaron bajas de US$5 y de 8,50 sobre los contratos marzo y mayo de la soja, cuyos ajustes fueron de 323,50 y de 319 dólares por tonelada.

Por tonelada de maíz la exportación ofreció hoy 195 dólares para las terminales del Gran Rosario, 10 dólares menos que ayer. Para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea las propuestas fueron de 205 dólares por tonelada, con quitas de 5 y de 10 dólares, respectivamente.

Las pérdidas comprendieron también al maíz de la próxima cosecha, para las entregas entre marzo y abril, dado que los compradores ajustaron sus ofertas de 210 a 200 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 210 a 205 dólares para Bahía Blanca y para Necochea.

En el Matba Rofex, las posiciones marzo y abril del maíz bajaron US$2,50 y terminaron la rueda con ajustes de 202 y de 201,50 dólares por tonelada.

El trigo disponible se mantuvo estable hoy para la zona del Gran Rosario y para Necochea, donde los exportadores volvieron a proponer 210 y 205 dólares por tonelada, respectivamente, mientras que para Bahía Blanca las ofertas cayeron de 220 a 210 dólares.

Las posiciones marzo y julio del trigo en el Matba Rofex resignaron US$0,50 y 0,40 al cerrar con ajustes de 218,50 y de 220,60 dólares por tonelada.

Por: Dante Rofi

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.