Coronavirus: no hay solución sanitaria si se descuida la economía

Willy Kohan
Willy Kohan PARA LA NACION

El editorial de Willy Kohan

12:29
Video
(0)
25 de marzo de 2020  • 22:04

Escuchá la columna en formato podcast

Comienza a instalarse una profunda discusión en la Argentina y en buena parte del mundo a propósito de la pandemia del coronavirus . ¿Qué se debe atender primero, la salud o la economía?

En verdad se trata de un falso dilema, porque la realidad es que se deben atender las dos cosas en forma simultánea, definiendo naturalmente prioridades. Sencillamente porque no se puede cuidar la salud, si se descuida la economía.

Es obvio que no se puede cuidar la salud de los argentinos si no se cuidan los bienes y servicios básicos que necesita la mayoría de la población sana para subsistir durante la emergencia y, sobre todo, los productos y recursos humanos que necesita el sistema sanitario para curar a la mayoría de los que ya están enfermos o se enfermarán irremediablemente.

A la hora de cuidar la salud, el Gobierno se viene manejando en forma bastante razonable. Convocó a los mejores especialistas del sector de la salud a nivel público y privado, escucha a los que saben. Y se convocó a todos para resistir el tsunami que se viene: sindicatos, oposición, hasta las Fuerzas Armadas .

La mayoría de los especialistas respalda en general la gestión del Gobierno, que hace todo lo posible para que la pandemia se lleve la menor cantidad de víctimas posibles.

Para cuidar la economía la respuesta fue más lenta. Allí no se abrió tanto el juego (los economistas cuando llegan al Gobierno parece que son más soberbios que los médicos), también la grieta ahora adormecida está más vigente entre los políticos y funcionarios que entre científicos y galenos.

Aún así, en las últimas horas desde el Banco Central sobre todo pareció comprenderse la necesidad, para cuidar la salud, de que se puedan pagar los sueldos en la Argentina. De allí la reapertura del sistema para que se puedan depositar y acreditar cheques.

Es vital que haya regresado el clearing , pero ahora tan vital como arbitrar los medios para que una gran cantidad de cheques que desde ahora se empiezan a depositar no terminen rebotados por falta de fondos. Es imprescindible que se facilite el giro en descubierto en los bancos para cubrir las cuentas.

También, resolver qué se hace con el efectivo. Cientos de comercios esenciales para cuidar la salud y mantener las cuarentenas más o menos ordenadas (almacenes, supermercados de todo tamaño, estaciones de servicio, kioscos, transporte y demás) vienen acumulando desde la semana pasada efectivo en sus casas y oficinas que no pueden depositar en los bancos. Y, contra esa recaudación de efectivo, tienen cheques diferidos emitidos que no pueden cubrir, ya que los bancos están cerrados y grandes sumas no se pueden depositar por cajeros.

Hay cientos de problemas cotidianos que necesitan solución para, precisamente, poder cuidar la salud. Así como el presidente Alberto Fernández logró convocar a un cuerpo de elite, público y privado, que lo asesora para cuidar la salud de los argentinos, debería aparecer otro equipo que lo mantenga al tanto de lo que ocurre con la economía en la calle y los sectores críticos.

Por no hablar del preocupante silencio de la AFIP en todo este drama. Es obvio que se necesita cuidar la recaudación y que la AFIP no tiene facultades legales para eliminar impuestos. Le cabe al Congreso o al Presidente en una emergencia. Pero se deberían otorgar por 90 días tres o 6 cuotas para pagar todos los vencimientos. Permitir que las empresas y las personas puedan privilegiar el pago de sueldos y a proveedores para no frenar toda la cadena.

Hay mucho por hacer. Es clave el rol del Estado en la pandemia. Pero sin el sector privado no hay salud posible. En el futuro que viene, la disputa del Estado contra el sector privado será muy fuerte. Sobre todo en la Argentina. Ahora, con la excusa de la salud y el drama de las muertes, será más fácil para la política agrandar el Estado y seguir cobrando cada vez más impuestos.

Una historia larga y vieja en la Argentina. Para seguir discutiendo en el futuro. En lo inmediato, en la emergencia, cuidarse a uno y a los demás. Cumplir a rajatabla con la ley y las cuarentenas. Siempre recordando que el drama no será para siempre y que lo único seguro es que la gran mayoría de nosotros seguirá viviendo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.