Sin temor: la Justicia coreana retoma la investigación contra las grandes empresas

Lee Jae-yong fue liberado en 2018
Lee Jae-yong fue liberado en 2018 Crédito: NYT
Holdings poderosos como Samsung y Lotte están en la mira por denuncias de pago de sobornos y tráfico de influencias
The Economist
(0)
14 de septiembre de 2019  

Cuando una corte ordenó en Seúl que Lee Jae-yong fuera liberado de la cárcel en febrero del año pasado, el patrón de Samsung tenía motivos para creer que lo peor ya había pasado. Moon Jae-in, el presidente de izquierda de Corea del Sur, que había tomado distancia del mayor chaebol (conglomerado) del país por su rol en el escándalo que llevó a la caída de su predecesora, se apresuró a restablecer las relaciones. En el otoño boreal pasado llevó a Lee consigo a Corea del Norte. Este año lanzó su estrategia nacional de semiconductores en una fábrica de Samsung en las afueras de Seúl.

Por un tiempo incluso pareció que Lee podría retomar el proceso que los jueces que lo condenaron por soborno interrumpieron tan rudamente: reestructura la participación en el capital de la empresa para asegurar el control de la familia a largo plazo sobre Samsung.

Estas esperanzas se vieron frustradas el 29 de agosto cuando la Corte Suprema rechazó el dictamen de una corte de nivel inferior que había suspendido la condena a prisión de Lee y ordenó que su caso volviera a ir a juicio.

Los jueces dijeron que, al contrario de lo que afirma Lee, Samsung no había sido exhortada por una confidente de la deshonrada ex presidenta Park Geun-hye, cuando dio a su hija tres caballos por valor de alrededor de US$3 millones.

Más bien los caballos eran sobornos que buscaban obtener apoyo del gobierno para una fusión controvertida, que era parte del plan de asegurar la transferencia sin problemas del control a Lee por su padre enfermo (Samsung siempre ha negado que exista tal plan).

Transparencia

Los críticos de Samsung saludaron el veredicto como una victoria de la transparencia y la vigencia de la ley.

Lee ahora se enfrenta a meses de incertidumbre rumbo a su nuevo juicio y, de acuerdo a algunos observadores, más tiempo en prisión.

Los fiscales pueden sentirse fortalecidos para investigar con más profundidad su involucramiento en otros casos en los que está enredada Samsung.

Entre los casos sujetos a investigación se incluyen acusaciones de que Samsung BioLogics, una filial del grupo coreano, dibujó sus cuentas para facilitar la sucesión de Lee y que ejecutivos de Samsung Electronics, la joya de la corona de la empresa, fue cómplice en la destrucción de evidencias, posiblemente por iniciativa de Lee. Ante estas acusaciones, tanto Lee como Samsung niegan los cargos.

Difícil momento

La decisión de la corte también es preocupante para Samsung que se debate en otros frentes, a partir de la caída de los precios de los semiconductores, como consecuencia de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y las restricciones que comenzó a aplicar Japón a la exportación de tres productos químicos que son esenciales para la fabricación de chips y otros componentes.

Pero las decisiones estratégicas respecto de cómo enfrentar estos y otros desafíos futuros pueden verse demorados hasta que se conozca su destino.

Los legisladores, por mucho tiempo atemorizados por la compañía más poderosa de Corea del Sur, pueden ahora llegar a aprobar legislación pendiente que limitaría la capacidad de la compañía de reestructurarse de la manera que considera la mejor para transferir el control de Lee padre, que no ha sido visto en público desde que enfermó en 2014, a su hijo.

El veredicto también puede llamar la atención de otro líder de chaebol, Shin Dong-bin, patrón de Lotte, un conglomerado coreano-japonés, conocido por sus duty free shops, que aguarda dictamen de la corte respecto de la suspensión de su condena en un caso de tráfico de influencias relacionado (sostiene su inocencia).

Si los jueces se dejan guiar por lo que sucede con el caso de Lee, él también podría enfrentarse a un período en prisión más prolongado.

Los partidarios de la reforma corporativa esperan que el veredicto convenza a Samsung y otros conglomerados económicos de que cumplan sus compromisos de mejorar en términos de transparencia y gobierno corporativo, lo que los beneficiaría al largo plazo.

El anterior período de Lee en la cárcel, aunque afectó la reputación de la compañía, tuvo escaso impacto en las acciones de Samsung, lo que sugiere que la fortuna de la empresa no está atada a la suya.

Una estructura corporativa decente serviría más a la compañía que el pronto retorno del heredero al timón.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.