Coronavirus: ¿sirven los toques de queda para frenar los contagios?

Un hombre se sienta en una plataforma desierta de una estación de metro, el 17 de octubre de 2020 en París, al inicio de un toque de queda nocturno implementado para combatir la propagación del coronavirus
Un hombre se sienta en una plataforma desierta de una estación de metro, el 17 de octubre de 2020 en París, al inicio de un toque de queda nocturno implementado para combatir la propagación del coronavirus Fuente: AFP
Gina Kolata
(0)
25 de enero de 2021  • 14:33

NUEVA YORK.- Ante el rebrote de casos y la amenaza de una nueva variante supercontagiosa que podría acelerar la pandemia, Francia impuso un draconiano toque de queda desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Durante 12 horas diarias, los franceses de todo el país están confinados puertas adentro, y todos los negocios deben permanecer cerrados.

Restricciones similares rigen en Quebec desde principios de enero, donde rige un toque de queda de 20:00 a 05:00 todos los días. Los canadienses están al borde de un ataque de nervios, sobre todo esa mujer a la que se vio sacando a pasear a su novio con correa a las 9 de la noche, argumentando que durante el toque de queda eso estaba permitido, uno de los momentos más pintorescos e inesperados de la pandemia.

Policías con máscaras protectoras patrullan al inicio del toque de queda en Bruselas el 19 de octubre de 2020 como medida contra la propagación de la pandemia de coronavirus
Policías con máscaras protectoras patrullan al inicio del toque de queda en Bruselas el 19 de octubre de 2020 como medida contra la propagación de la pandemia de coronavirus Fuente: AFP

La pregunta para los científicos es la siguiente: ¿Las cuarentenas desaceleran la transmisión del virus? Y de ser así, ¿en qué condiciones, y hasta qué punto?

El toque de queda implica que la gente debe permanecer puertas adentro durante determinada cantidad de horas. La medida suele ser de carácter excepcional y se usa para apaciguar la agitación social, durante emergencias sanitarias o después de alguna catástrofe natural.

Pero los toques de queda también han sido utilizados como instrumentos de represión política y racismo sistémico. Hace décadas, en las así llamadas "sundown cities" ("ciudades ocaso") de Estados Unidos, las personas negras no tenían permitido salir a la calle después de la caída del sol, y muchas veces hasta los desalojaban por la fuerza.

Con la evolución de la pandemia, Australia y muchos países de Europa impusieron toques de queda, con la teoría de que si la gente se quedaba en su casa a partir de determinada hora, la transmisión del virus se desaceleraría. Por lo general esos toques de queda fueron acompañados de otras medidas, como el cierre temprano de los comercios y el cierre total de las escuelas, por lo que es difícil evaluar la efectividad real del toque de queda por sí solo.

La evidencia científica sobre los toques dista de ser ideal. Para empezar, porque hace un siglo que no se producía una pandemia como esta. Y si bien intuitivamente el toque de queda parece algo lógico, es muy difícil precisar cuáles son sus efectos sobre la transmisión viral.

Un empleado cierra un restaurante en Niza, sureste de Francia, el 24 de octubre de 2020, antes de que entre en vigor un toque de queda nocturno por el virus como medida contra la propagación de la pandemia Covid-19 causada por el nuevo coronavirus.
Un empleado cierra un restaurante en Niza, sureste de Francia, el 24 de octubre de 2020, antes de que entre en vigor un toque de queda nocturno por el virus como medida contra la propagación de la pandemia Covid-19 causada por el nuevo coronavirus. Crédito: Valery HACHE / AFP

Ira Longini, experto en bioestadística de la Universidad de Florida, cree que los toques de queda son, en general, una forma efectiva de desacelerar la pandemia. Pero reconoce que su opinión es en base a la intuición.

"La intuición científica no debe ser descartada y nos dice mucho", señala Longini. "Pero eso que nos dice no se puede cuantificar."

Maria Polyakova, economista de la Universidad de Stanford, está estudiando los efectos de la pandemia sobre la economía de Estados Unidos.

"En general, lo esperable es que el confinamiento frene automáticamente la pandemia, ya que reduce la cantidad de interacciones entre las personas", dice Polyakova.

"La contracara es que esa reducción de la actividad económica perjudica especialmente a muchos trabajadores y familias del sector servicios, que es enorme", agrega.

¿Vale la pena entonces el toque de queda? Polyakova no logra desentrañarlo.

"Si damos por hecho que las discotecas y demás locales nocturnos igual ya están cerrados, es poco probable que prohibirle a la gente dar una vuelta a la manzana con su familia a la noche reduzca las interacciones sociales", señala Polyakova.

Además, al virus le encantan los espacios cerrados, y los focos de infección más comunes se dan en el interior de los hogares. Por lo tanto, la pregunta más acuciante es si obligar a las personas a permanecer encerrada tantas horas ralentiza la transmisión o la acelera.

Un estudio publicado recientemente en la revista científica Science analiza datos de la provincia china de Hunan recolecatados al comienzo del brote. Los investigadores concluyeron que los toques de queda y las medidas de cierre tuvieron un efecto paradojal: las restricciones redujeron la propagación del virus dentro de la comunidad, pero aumentaron el riesgo de infección dentro de los hogares, señalan Kaiyuan Sun, becario postdoctoral en los Institutos Nacionales de Salud, y sus colegas autores del estudio.

La Fontana di Trevi desierta, el 6 de noviembre de 2020, cuando Italia ha establecido un toque de queda en todo el territorio nacional de 22 a 5, destinado a detener la propagación del coronavirus
La Fontana di Trevi desierta, el 6 de noviembre de 2020, cuando Italia ha establecido un toque de queda en todo el territorio nacional de 22 a 5, destinado a detener la propagación del coronavirus Fuente: AFP

Longini y sus colegas incorporaron las cuarentenas y toques de queda a sus modelos de simulación de la pandemia en Estados Unidos, y concluyeron que pueden ser eficaces para reducir la transmisión.

Pero advierte que esos modelos presuponen muchas sobre la población y las formas de propagación del virus.

"Para creer que esas conclusiones tienen sustento científico primero hay que creer en la validez del modelo de simulación."

Jon Zelner, investigador sanitarista de la Universidad de Michigan, dice que los datos científicos son demasiado escasos para saber si los toques de queda son efectivos, pero igual señala que las medidas coercitivas rara vez funcionan a largo plazo.

"Con respecto a los toques de queda, me cuesta entender qué beneficio pueda tener", dice Zelner. "Lo más preocupante de las directivas confusas o mal pensadas es que erosionan la confianza que hay que tener para estar dispuesto a cumplirlas."

Coronavirus: Moderna dice que su vacuna es efectiva contra las cepas británica y sudafricana

En países como Japón, donde el Covid-19 pegó mucho menos que en Estados Unidos, el secreto parece ser una población que acepta y cumple lineamientos sociales, como el distanciamiento y el uso de barbijo, "en vez de una serie de imposiciones de gobierno", como los toques de queda.

Es lo que podría haberse hecho los Estados Unidos, dice Zelner, "si las recomendaciones de salud pública no hubiesen sido arrastradas a la arena de conflictos políticos y culturales que parecen no tener fin."

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.