La UE aumentó su compromiso de reducción de gases de efecto invernadero

Ursula von der Leyen, Charles Michel y. Angela Merkel durante una conferencia de prensa de la Cumbre de la Unión Europea en Bruselas.
Ursula von der Leyen, Charles Michel y. Angela Merkel durante una conferencia de prensa de la Cumbre de la Unión Europea en Bruselas. Crédito: Johanna Geron, Pool via AP
Luisa Corradini
(0)
11 de diciembre de 2020  • 19:15

PARIS - Tras una agotadora noche de negociación, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) decidieron hoy por unanimidad en Bruselas la reducción del 55% de sus emisiones de gas con efecto invernadero antes de 2030. Una trayectoria juzgada crucial para alcanzar la neutralidad carbono dentro de tres décadas.

"Ahora. Todos juntos", fue el eslogan que el presidente francés, Emmanuel Macron, escogió para celebrar con un tuit el acuerdo obtenido hoy por la mañana, después de ocho extenuantes horas de negociación, en la segunda jornada de la cumbre del bloque celebrada en Bruselas. La Unión pasa de ese modo de -40% a -55% de reducción (en relación a 1990). La etapa es considerada crucial para alcanzar el otro objetivo adoptado el año pasado por el exclusivo club: cero emisiones netas de aquí a 2050. Etapa obligatoria para limitar el calentamiento del planeta a +1,5°C, meta inscrita en los Acuerdos de París hace cinco años.

Fue necesaria una noche entera de crispaciones y tensiones para alcanzar ese voto unánime que puso fin a las divisiones creadas en torno a los fondos destinados a la transición ecológica del plan de reactivación de 750.000 millones de euros -desbloqueado por fin ayer, en la primera jornada de la cumbre-, así como la repartición del esfuerzo entre los Estados.

El objetivo de reducción se logró tras años de resistencia por parte de los países más dependientes del carbón, como Alemania y, sobre todo, Hungría, Polonia y República Checa. Si bien Alemania había terminado por aceptar recientemente ese -55%, no fue lo mismo con Varsovia y Praga, que resistieron hasta las primeras horas de hoy, a pesar del pre-acuerdo general existente.

Tan ásperas fueron esas discusiones, que habrían dejado "sin voz" a Angela Merkel. Excelente en el arte de obtener consenso, la canciller alemana ejerce actualmente la presidencia rotativa de la Unión. Fue gracias a ella que ayer, en el primer día de la cumbre, se logró el desbloqueo del plan de reactivación post-pandemia de 750.000 millones de euros, también paralizados por Polonia y Hungría.

"Fue una auténtica pesadilla. Nunca vi tantas versiones revisadas de una página de conclusiones", reconoció uno de los diplomáticos presentes en la reunión.

Hungría y República Checa renunciaron a sus exigencias en el curso de la noche. Pero Polonia continuó bloqueando el acuerdo hasta casi las 8:00 de la mañana. Solo aceptó después que obtuvo la seguridad de que el costo financiero de la reducción no caería sobre sus hombros en forma desproporcionada.

Durante toda la noche, los otros dirigentes intentaron tranquilizar a los refractarios sobre ese punto, asegurando que la próxima reforma del mercado europeo del carbono tendrá en cuenta "la necesidad de responder a las preocupaciones en materia de repartición y de luchar contra la precariedad energética". Asimismo, esa reforma abordará "el problema de los desequilibrios para los beneficiarios del Fondo para la Modernización" que, según Polonia, penaliza a los Estados miembros más pobres de la UE en relación a los más ricos.

La cumbre tuvo que añadir letra chica al acuerdo para obtener el "sí" de los países del Este. Las conclusiones del pacto anotan, en efecto, que las capitales tendrán "derecho" a "decidir su mix energético" y el uso de las tecnologías "más adecuadas" para alcanzar el objetivo fijado, incluyendo algunas "de transición", mencionando en forma específica al gas.

Las conclusiones adoptadas agregan que la "contribución de la UE" a la reducción de emisiones globales "se actualizará de acuerdo con el nuevo objetivo y será presentada al secretariado de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático antes de fin de año".

Si bien la decisión del bloque de reducir las emisiones de gas con efecto invernadero estaba prevista, el anuncio es de extrema importancia en momentos en que el planeta espera la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos. El futuro ocupante de la Casa Blanca ya anunció su intención de regresar a los Acuerdos de París y establecer para su país el objetivo de "cero emisiones" para 2050.

Con ese voto, obtenido con fórceps, los líderes europeos abrieron un enorme capítulo de negociaciones que durarán meses e incluso años. La UE deberá revisar todas sus legislaciones existentes sobre energía, eficacia energética y la extensión de su mercado de carbono.

El presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, se congratuló a través de un tuit: "Europa es líder en la lucha contra el cambio climático", dijo.

Sin consenso, esa ambición -cara a la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen-, hubiera significado un estrepitoso fracaso en vísperas de la Cumbre Internacional sobre el Clima organizada, para festejar mañana los cinco años de los Acuerdos de París. Peor aun, la jefa del ejecutivo europeo lo hubiese vivido como una humillación personal.

Las invitaciones enviadas por los organizadores -la ONU, el Reino Unido y Francia-especificaban que la palabra solo sería acordada a aquellos jefes de Estado y gobierno capaces de hacer "nuevos" anuncios, que dataran de 2020. Von der Leyen y Charles Michel se aseguraron así una intervención en directo, mientras el resto de los 70 u 80 dirigentes que estarán presentes, solo hablarán en videos pregrabados. Aun así, varias novedades sobre la neutralidad de carbono deberían ser anunciadas.

La Unión Europea es el tercer emisor de gases con efecto invernadero, después de China y Estados Unidos. Pero sus emisiones de dióxido de carbono disminuyeron en los últimos años, gracias a una sensible reducción del uso del carbón, que cayó 18% en 2019, según el balance del Presupuesto Global de Carbono para 2020.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.