Ejercicio: identificá las creencias familiares que frenan tu proyecto

Los mandatos familiares inconscientes pueden ser la causa de que tu emprendimiento no prospere. Es hora de identificarlos y superarlos.
Los mandatos familiares inconscientes pueden ser la causa de que tu emprendimiento no prospere. Es hora de identificarlos y superarlos.
(0)
30 de agosto de 2019  • 14:57

En el ejercicio de la semana pasada, invitamos María Vicario, consultora en decodificación y biocoach, que acompaña a emprendedoras a salir de lo que ella llama "el sillón de la frustración" y que en sus talleres mensuales de decodificación aplicada a emprendimientos acompaña para desbloquear conflictos, resetear emociones y manifestar la transformación, a que nos diera un ejercicio práctico para salir del estado de desvalorización en el que a veces nos sumimos para salir de lo que ella llama "el sillón de la frustración". En el ejercicio de hoy te invitamos a seguir profundizando ese proceso identificando las frases de familia que te tiran para atrás y te impiden crecer.

Para la Decodificación, terapia que aborda de manera integral los conflictos físicos y conductuales, los bloqueos nos cuentan una historia que no fue sanada en el pasado. Hay una emoción que está generando un código, un programa biológico, y que responde a una ley: "Si algo en el pasado dio como resultado vida o continuidad del clan familiar, el inconsciente biológico lo repetirá como código de supervivencia. Si por el contrario dio como resultado muerte o exclusión del clan, lo evitará".

Situaciones que pueden darme la pista que estoy respondiendo a un programa biólogico:

  • Cuando siento reiteradamente que no puedo llevar adelante un negocio, o me siento incapaz de ponerle precio a mis productos. Cuando me quedo boyando entre la duda y la procastinación, sin actuar.
  • Otro caso de bloqueo es el famoso síndrome del impostor, que me lleva a sentir que nunca estoy demasiado apto para lanzar un proyecto, para dictar talleres, para hacer los vivos de Instagram, lo que sea. Y un hecho muy común es cuando estamos en permanente comparación con la competencia, conocemos todo lo que el otro hace y deja hacer y como consecuencia nos sentimos incapaces de lograr algo similar.

Para esta terapia, el origen de ese programa puede estar en el "transgeneracional", por el que somos leales a un ancestro o a todo un clan, algo que se activa en la ventana de tiempo que comprende desde los 9 meses antes de la concepción, hasta los 5 años de vida.

Te invitamos a poner en práctica algunos de los ejercicios para empezar a salir de la programación inconsciente que te está impidiendo crecer:

Buscá el tesoro

Yo tengo un lema: "si algo me molesta, esconde un tesoro." Si la procrastinación te frustra, buscá cuál es el "programante" en consulta. Si te fastidia la opinión o el feedback del otro, buscá para qué estás generando que alguien te diga lo que te dice. Indagá en cuántas veces te lo dijiste a vos misma, qué relación tienen los dichos del otro con tu sentir más íntimo, quién más te lo dice en tu familia. Si por el contrario esa persona o cualquier otra te dice algo bueno y positivo, pero sentís incomodidad, te sonrojás etc., quizás es porque sentís que no lo merecés. Entonces aceptá esa incomodidad, porque tiene un tesoro de trascendencia: aceptar lo bueno en vos.

Hoy te invitamos a pensar:

¿Qué te molestó hoy? ¿Quién más te lo dice? ¿Está en tu campo mental?

Identificá las frases de familia

Muchas veces detrás de frases típicas y en apariencia inocentes, hay un juicio. Chequeá si ese juicio está relacionado a tu bloqueo. Por ejemplo: "Eso no se gana con honra" o "Pobres pero honrados" son frases que se dicen frente a una persona con un auto último modelo o éxito social. Te proponemos anotar las frases que en tu familia se repiten como chiste pero que en realidad esconden un dolor familiar no sanado. Buscá esa historia, porque está.

Saná la relación con tu padre

La figura paterna es la que nos programa para el mundo laboral. Su mirada nos da dirección a los proyectos. Trabajar la desvalorización que puede estar en esa relación es un camino muy sanador. Si no está en este plano, no te preocupes. La familia siempre es un sistema donde vivos y muertos coexisten, y en donde al cambiar uno, se modifica el sistema. La decodificación es una herramienta que te permite cambiar la percepción del pasado, y por lo tanto cambiar tu presente y futuro.

Hoy te invitamos a pensar:

¿Me siento desvalorizada por mi padre? ¿En qué momentos? ¿Qué cuenta esto sobre su historia? ¿Fue un hijo desvalorizado?

Saná la relación con tu madre

Sanar es comprender, pero para eso antes hay que conocer. Indagá en el contexto de tu nacimiento. Para el inconsciente real, simbólico e imaginario es lo mismo. Por tanto si tu emprendimiento es como un hijo, vas a poder analizar los inicios como su concepción. Buscá "coincidencias" con tu historia emprendedora porque todo lo que aprendemos en la panza de mamá, lo repetimos.

Hoy te invitamos a pensar:

¿Cómo fue el contexto de mi nacimiento? ¿Hubieron dolores, mudanzas, éxitos o fracasos? ¿Mamá dejó de trabajar para tenerme?

El este ejercicio de hoy la idea es tomarte un tiempo para vos. Para priorizarte, darte una pausa, parar la máquina, mimarte y conectar con el disfrute. No hace falta que incorpores todos estos hábitos saludables. Recordá que cada paso es un éxito por sí mismo. Por último, si te sentiste identificada con todo esto, recordá cómo te sentís cuando a pesar del miedo, el parloteo y todos los bloqueos, avanzás y hacés lo que tenés que hacer. Estamos seguras de que en ese momento el alivio por haberlo logrado viene acompañado de alegría genuina y de un sentimiento de autosuficiencia, de que no podrías haberlo hecho mejor. Esto es así, porque el programa de desvalorización en realidad te muestra eso para lo que estás apto. Te desafía a ir por más. La decisión está en vos.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.