Madre e hijas unidas emprenden juntas por una pasión: hacer carteras lindas y accesibles

Crédito: Gentileza
Daniela Chueke Perles
(0)
26 de diciembre de 2019  • 10:32

Silvia, Aylu y Meli Furmansky son las tres mujeres al mando de Cajú, un emprendimiento de fabricación de carteras que arrancó en showrooms y ya tiene una góndola propia en el Distrito Arcos. Pero el fuerte de la marca, además del amor familiar (son madre e hijas) es la promoción en Instagram y las alianzas con influencers. Nos cuentan todo lo que aprendieron en la aventura de emprender.

Cajú es una marca que surgió a partir de que una madre y sus dos hijas querían comprar una mochila de una marca muy de moda, una marca con mucho nombre y muy cara. Así, en el 2015 empezaron a pensar la posibilidad de fabricar mochilas más accesibles, versátiles, cancheras y prácticas para usar todos los días y ya llevan cuatro años de crecimiento sostenido.

Silvia (54 años) había estudiado varios años de Psicología en la UBA, hasta que dejó y tuvo su primer emprendimiento en la fabricación de ropa deportiva. Su hija Aylu (21 años) estudia Derecho en la UBA y trabajó como lider juvenil en una institución sociodeportiva en el área de educación no formal. Meli (27) es licenciada en Psicología, recibida en la UBA y también trabajó el área de educación no formal, como coordinadora. Cajú es su primer emprendimiento juntas.

Crédito: Gentileza

"Nuestras primeras creaciones fueron Ambar y a Siena, dos primeras mochilas que eran una bomba", dice Aylu, la menor de las socias. "Al principio las publicábamos en Instagram y las dejábamos en consignación en varios negocios de CABA. Al poco tiempo descubrimos que a la gente le empezó a gustar mucho, más allá que obviamente las primeras compras eran de nuestros amigos y familiares", recuerda.

Cómo lo hicieron

Crédito: Gentileza

La cuestión del precio y la ganancia. Si bien las mochilas eran hermosas, la realidad es que al principio también eran bastante caras. Pero pudieron resolver la ecuación. "De a poco fuimos aprendiendo más del rubro, nos interiorizamos en el tema y fuimos mejorando, escuchando a nuestras clientas e intentando lograr el mejor producto posible, combinando precio y calidad siempre", reconoce Silvia.

La comercialización. En la parte comercial, al no tener un local fijo, encontraron el modo de canalizar la venta sus productos en redes informales. "Nos juntábamos con algunas marcas de diferentes rubros y realizábamos showrooms los fines de semana cada dos o tres meses", cuenta Meli. "Cabe destacar que hubo varios en los que venían muy pocas personas, y hasta quizás en alguno no venía nadie. Pero nosotras siempre para adelante, confiando y apostando en nuestro proyecto. Así, de repente eran domingos de showroom en que no paraba de venir gente, y nosotras no podíamos creerlo y explotábamos de felicidad", se entusiasma.

El primer punto de venta abierto al público. Un día fueron a realizar una entrega al local La Martina de Distrito Arcos, y Silvia se enamoró del lugar y les propuso dar el salto. "Directamente nos comunicamos con el shopping para averiguar qué había que hacer y en un primer momento parecía completamente imposible. Junto a nuestro padre que siempre nos ayudó mucho, hacíamos cálculos, hasta que decidimos jugárnosla", narra Aylu.

La decoración del espacio. El apoyo de la familia fue fundamental en este proyecto que es de las tres mujeres pero también contó con la ayuda del padre y el hermano de la familia. " Así fue que abrimos nuestra primera góndola en el shopping Distrito Arcos; nuestro hermano es arquitecto y su ayuda fue fundamental en esta parte",dice Meli.

Momento de crecer

Crédito: Gentileza

Estuvieron en su primera góndola durante un año entero. Al principio lo atendían ellas solas, de lunes a lunes, de 10 a 22. Una de ellas, además estudiaba y tenía otros trabajos, pero se hacían tiempo para todo. "Nosotras igual estábamos chochas. Pasábamos un poco de calor en verano, varias picaduras de mosquitos y un sistema de apertura de local bastante dificultoso y no nos importaba nada, estábamos felices porque estábamos haciendo algo juntas y con muchas ganas de crecer", explica Aylu.

  • Una góndola más grande. Así pasó un año y se mudaron a otra góndola un poquito más grande que es adonde estan actualmente. Meli se entusiasma: "La consideramos nuestra bebé y la amamos".
  • Una colección cápsula. Por otro lado, hace siete meses lanzaron una colección cápsula de Cajú con Stephanie Demner que es un fuego, tanto por la colección y por ella que según las tres socias "es una dulce total". Este modelo de negocio las ayudó a crecer y a llegar a un público que antes no conocía la marca.

Los desafíos

Crédito: Gentileza

Los principales desafíos de emprender este negocio fueron la falta de experiencia, de conocimiento sobre el rubro, falta de financiamiento, falta de tiempo en algunos momentos. "Sinceramente tuvimos que aprender todo de cero", reconoce Meli. Obviamente algunas cosas no fueron saliendo como pensábamos, pero siempre se aprende sobre la marcha. Cómo lo solucionaron? Escuchando a los que vinieron adelante.

  • Pidieron ayuda. " La realidad es que siempre desde que comenzamos nos vinculamos con gente sumamente amorosa y con ganas de ayudarnos. De todas maneras, es un desafío constante y más en la situación económica actual".
  • Apuntaron a profesionalizarse. "Nos queda un montonazo por seguir aprendiendo, por crecer y profesionalizarnos".
  • Todo fue aprendizaje. "Tanto las cosas buenas como las no tan buenas. Nada fue fácil, pero con tiempo, organización, sacrificio y sobre todo muchas ganas, perseverancia, actitud y voluntad lo fuimos logrando de a poquito."

La importancia de la emoción: reconocer los logros y disfrutarlos

Dicen que la emoción es la fuerza que mueve cada acción. Ellas lo tienen muy presente y lo disfrutan a diario. ¿Qué las emociona?

  • Los comentarios maravillosos de nuestras clientes nos siguen emocionando como si fuese la primera vez. De corazón, son increíbles.
  • Las colecciones ya armadas de Cajú y las fotos que nuestras clientas nos mandan.
  • Cuando vemos las carteras en la calle y cuando nuestras amigas nos mandan fotos de que ven alguna en el colectivo, subte, en un cine.
  • Cada nuevo diseño hecho realidad, entre otras cosas.

En números

Crédito: Gentileza

  • 300% del caudal de ventas aumentaron al abrir el local.
  • 55 modelos entre carteras y billeteras de distintos colores.
  • 1 local tipo góndola en el shopping Distrito Arcos.
  • 20 puntos de revendedores en todo el país.
  • 2 empleadas en ventas y un numero variable de gente que maneja las redes sociales
  • 48,5 mil seguidores en IG.
  • 6 talleres contratan para la producción.

Consejos para emprender

  • La única clave del éxito en este mundo emprendedor es primero y principal confiar en lo que estás haciendo y no rendirte jamás.
  • Poder sortear todos los obstáculos, aprender de ellos,.
  • Siempre rescatar lo mas positivo que se pueda y seguir para adelante.
  • Empezar con un poco de ayuda está bien para arrancar con algunas cuestiones. Pero después apuntar a no seguir haciéndolo e ir creciendo siempre con los objetivos bien claros.
  • Crecer de manera prolija aunque sea más lentamente, sin prisa pero sin pausa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.