Viejo, sí; tonto, jamás

(0)
8 de enero de 2021  • 15:42

Tenía que pasar. Imposible evitar la filtración de información. Debe ser por eso que en el Gobierno andan con la idea de reflotar la ley de medios.

Todas las sospechas apuntan a Papá Noel. Trascendió que el barbudo les había advertido a los Reyes Magos que no trajeran nada al país porque el Gobierno consiguió casi todo lo que necesitaba y que ya empezó a repartirlo. "No gasten ni se gasten", exhortó el Viejo Pascuero al trío del repechaje, según el último cable de los RenoLeaks.

Es un misterio quién les dio letra a los ciervitos para que se hicieran cargo del espionaje y sacaran a la luz miles de documentos secretos, aunque se sospecha que fueron financiados por la oposición argentina infiltrada en el IP de las máximas decisiones del Gobierno. ¿Infiltrados en la dirección de alguna computadora? No. En el IP: Instituto Patria.

A oídos de los Reyes llegó que no nos hace falta nada. Que en la Argentina el año ya arrancó con varios regalos para todos nosotros y que se esperan más para las próximas semanas. Por ejemplo, que se actualizarán las comisiones bancarias y habrá aumentos en los cobros de los servicios de internet, televisión por cable, telefonía, naftas, luz y gas.

Que si nos queda algo después de la inflación acumulada y de las sucesivas devaluaciones, vamos a poder seguir ahorrando en pesos, porque sigue el cepo al dólar.

Que miren lo bien que estaremos que vuelve al país el buque para importar gas en invierno. El que se había ido en 2018. Se nota que nos hacemos querer.

Se presume que el RenoLeaks fue financiado por la oposición infiltrada en el Instituto Patria

Que las cuotas de los colegios van a venir con aumento, aunque no está claro si vuelven las clases, porque apenas llegaron al país 300.000 dosis de una de las muchas vacunas contra el Covid-19 que el mundo reservó con bastante anticipación, pero nosotros no.

Otro regalito: este año seguramente habrá más gente que pague Bienes Personales. ¿Porque hubo más trabajo? No. Porque no se subió el mínimo no imponible.

Que como con Jorge Triaca durante el macrismo y con Victoria Donda ahora con el kirchnerismo las empleadas domésticas pueden seguir aspirando a conseguir un cargo en el Estado para compensar el trabajo que los funcionarios les pagan en negro.

En el tema exportaciones, estamos como queremos, sigue el cable de RenoLeaks que mandó al frente a Papá Noel. Cerramos las de maíz pensando que eso va a bajar el precio de la carne, que a su vez está perdiendo terreno frente al consumo de pollo, al que, por razones obvias, el maíz le importa mucho más que a los funcionarios.

También nos habían regalado una suba en los montos de las cuotas de la medicina prepaga porque, según el Gobierno, resultaba razonable dado el aumento de los costos para el sector de la salud. Sin embargo, la resolución que la autorizó fue anulada por otra a las pocas horas. Parece que la cosa se judicializa y, entonces sí, habría aumento y todo arreglado.

Desearíamos no tener que volver sobre el tema de los jubilados porque todo el mundo sabe que, mientras se sancionó una ley que licua el haber de casi 7 millones de personas, Cristina va a recibir dos pensiones exentas del pago de Ganancias, con retroactivo, antigüedad y un adicional por zona austral. Pero es inevitable que volvamos porque no se habla de otra cosa y porque Papá Noel se comió el relato del aumento del 20% para todo el mundo y les hizo creer a los Reyes que el "vamos por todo" era solo una metáfora.

En otro capítulo, RenoLeaks también le adjudica a Papá Noel haber instruido a no gastar un peso en los porteños, a los que como ya se les acabaron las macetas donde poner helechos con luces led de monitoreo remoto ahora van a invertir en la actualización de los valores de las infracciones de tránsito, del boleto de subte, la ficha del taxi, la Verificación Técnica Vehicular y el estacionamiento medido. Además, ya se les empezó a cobrar un nuevo impuesto a los sellos del 1,2% por compras con tarjetas de crédito.

Sobre la provincia de Buenos Aires, los cables dicen que, en su primer año de mandato, el gobierno nacional le duplicó el envío de fondos discrecionales y que se guardan más regalitos para antes de las elecciones, así que no hay apuro.

En el punto 76, inciso 240, del vademécum del espionaje de los ciervitos traidores se critica a Papá Noel por la fuerte admonición sobre Lázaro Báez. Exigió a los Reyes hacer una excepción ayudándolo a saldar los más de $3200 millones que le adeuda al Estado. Dos capítulos más adelante y en la misma línea, los renos lo delatan por ser funcional a los legisladores del oficialismo. Contrariamente a sus sugerencias de no mandar regalos, insinuó a los Reyes que ellos merecerían conseguir los avales para reformar la Justicia e imponer al procurador general de la Nación por chaucha y palitos de votos. Que sería un gran regalo para Cristina, que este año no pidió nada diferente de lo que venía machacando durante sus gobiernos.

Hacia el final, en un tono más dramático, cuenta el escrito que el Viejo Pascuero le rogó al trío del 6 de enero que ni se meta con el pedido del exjuez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni para que se indulte a los funcionarios kirchneristas presos por corrupción. Es un regalito que Papá Noel solo le reserva a Alberto. Viejo, sí. Tonto, jamás.

La columna de Carlos M. Reymundo Roberts volverá a publicarse el 6 de febrero

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.