Pese a las acusaciones y los heridos de la votación, el aborto no afectó la unidad del bloque oficialista en el Senado

El jefe de la bancada, José Mayans, fue uno de los heridos; pero sus pares aprovecharán las dos semanas de descanso para dar vuelta la página
El jefe de la bancada, José Mayans, fue uno de los heridos; pero sus pares aprovecharán las dos semanas de descanso para dar vuelta la página Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno / archivo
Gustavo Ybarra
(0)
6 de enero de 2021  • 01:58

Saldado el debate por la legalización del aborto, en esta oportunidad a favor de los "verdes", los senadores del Frente de Todos aprovechan estas semanas de descanso para dar vuelta la página y volver a ponerse todos a las órdenes de Cristina Kirchner y del Poder Ejecutivo.

Es que, más allá de alguna acusación al Gobierno de estar violando la Constitución al impulsar la sanción de la ley, la grieta que abrió el aborto al interior de la bancada oficialista se cerró apenas el tablero del recinto marcó el resultado de la votación.

"No hay fisuras ni rupturas de relaciones. Siempre supimos que el aborto era un tema que iba a dividir opiniones, así que lo tomamos como un paréntesis para que no afectara la unidad del bloque", explica un veterano senador que votó en contra del proyecto del Poder Ejecutivo.

Tal vez el más golpeado haya sido el jefe de la bancada, José Mayans (Formosa), quien puso todo su empeño porque se repitiera el fracaso que el aborto había registrado en el Senado en 2018, cuando el gobierno de Mauricio Macri habilitó por primera vez el debate del controvertido tema en el Congreso.

Mayans acusó al Gobierno de violar la Constitución con el proyecto del aborto
Mayans acusó al Gobierno de violar la Constitución con el proyecto del aborto

Los que los conocen y frecuentan, reconocen que para el formoseño fue un trago amargo, difícil de dirigir, que un gobierno peronista haya impulsado la legalización de una práctica que considera un asesinato.

A eso le suman el enojo de Mayans porque el Poder Ejecutivo no cumplió con la premisa de permitir la libertad de acción y conciencia a sus legisladores.

"José quedó dolido porque decían que había libertad de conciencia para votar pero, mientras tanto, presionaban compañeros de bloque para darlos vuelta o que no voten en contra del proyecto", contó a este diario otro senador peronista que integró el "comando" celeste de los senadores del Frente de Todos.

Silvina García Larraburu fue una de las senadores que cambió su voto con respecto a 2018
Silvina García Larraburu fue una de las senadores que cambió su voto con respecto a 2018 Crédito: Captura de video

El resultado de ese trabajo quedó a la vista en la madrugada del 30 de diciembre. Los senadores, Silvina García Larraburu (Río Negro) y José Leavy (Salta), dieron un giro de 180 grados con relación a sus posturas cuando el tema se debatió en 2018.

La rionegrina fue convencida por sus compañeras de bloque con el argumento de que había renovado su banca como candidata compartiendo boleta con Alberto Fernández, que había prometido en campaña impulsar al aborto. Por su parte, Leavy cambió su voto luego de visitar la Casa Rosada y que el Presidente anunciara un plan de viviendas para Salta.

A ellos se suma la abstención de último momento de Guillermo Snopek (Jujuy). El jujeño rechazó la legalización hace dos años atrás, pero, pragmático al fin, nunca fue un cruzado contra el aborto. Esa flexibilidad le permitió supeditar su convicción al contexto político en el que se debatió el proyecto y dar un paso al costado para permitirle a los "verdes", pero sobre todo al Gobierno, obtener un triunfo más amplio.

Sin embargo, todos en el bloque oficialista saben que estas son las reglas del juego parlamentario y que hay que aceptarlas. Por eso, aseguran, no existe posibilidad de que las diferencias manifestadas por el aborto puedan afectar la unidad monolítica mostrada por la bancada a lo largo del año pasado.

"El bloque esta alineado, de eso no hay dudas", afirman en las cercanías de la conducción del Frente de Todos de la Cámara alta.

La muestra más clara de ese encolumnamiento lo da el hecho de que nadie alzó la voz luego de que el kirchnerismo frustrara la jugada para suspender las primarias abiertas de este año.

La negativa de La Cámpora a aceptar esa medida frustró los planes de los gobernadores que, casi por unanimidad, le habían pedido al Presidente que suspendiera las PASO. Tras el rechazo del kirchnerismo, el proyecto impulsado por los mandatarios provinciales quedó cajoneado en la Cámara de Diputados.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.