Temporada: por ahora, en la costa no habrá restricciones horarias a los comercios

La decisión se tomó en una reunión entre el ministro de Producción de la provincia, Augusto Costa, y los intendentes
La decisión se tomó en una reunión entre el ministro de Producción de la provincia, Augusto Costa, y los intendentes Crédito: Tomás Cuesta
Darío Palavecino
(0)
8 de enero de 2021  • 19:11

MAR DEL PLATA. El gobierno de la provincia de Buenos Aires dispuso continuar sin cambios en la dinámica de circulación y actividades comerciales hasta tanto se consulte a otros distritos y anticipó un compromiso de reforzar los controles.

Sorprendió el gobernador Axel Kicillof con esta pausa cuando se esperaban nuevas condiciones que permitan frenar el aumento de contagios que se está dando dentro de su jurisdicción, tanto en el Gran Buenos Aires como en varias de las localidades balnearias.

El propio mandatario encabezó hoy la reunión con intendentes de destinos con playas en la sede del museo MAR, donde todos aportaron opiniones, pero no se tomó ninguna medida de fondo que cambie el actual escenario, dominado por trasnoches con buena cantidad de jóvenes en bares y las muy concurridas y perseguidas fiestas clandestinas.

El ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, Augusto Costa , fue el encargado de confirmar que todo sigue igual. "No vamos a tomar medidas por ahora y nos vamos a volver a reunir", dijo el funcionario, luego de destacar la preocupación que existe por el "empeoramiento de la situación epidemiológica".

Kicillof les dejó en claro a los intendentes presentes que antes de tomar una resolución también quería consultar con mandatarios comunales del conurbano y del interior de la provincia, para encontrar la medida que se considere más conveniente para todo el distrito.

La costa atlántica -pero en particular Mar del Plata y Pinamar - registra una suba de casos importante, por lo que se espera que se tome alguna definición que reduzca horario de actividades. Frente a lo que entienden inevitable, mandatarios de la zona piden que los comercios puedan funcionar al menos hasta la una, porque de otra manera el impacto para algunos sectores sería directo y grave, en particular para la gastronomía y los teatros.

Reacciones

Gustavo Palmer, vocero de la Cámara de Discotecas y Bares de la provincia de Buenos Aires, palpitó que tras el fin de semana tendrán novedades y que escucharán al sector. "Por lo menos hasta la una nosotros podemos hacer algún servicio de cena y bar, pero lo de las 23 nos mataba", dijo.

En ese caso, consideró que deberán proponer un menú "acotado y rápido", al igual que en la carta de bebidas. "No podemos vender bebidas con mucho alcohol si la gente va a estar a la una en la calle", dijo Palmer.

Esteban Fontana, dueño de Morena, un bar de Pinamar, sintió alivio, porque -al menos por ahora- no se implementaron las restricciones, aunque están envueltos en pura incertidumbre. "Si todo cierra a la una, no sé cómo voy a terminar la temporada", advirtió. Y aclaró que no solo impactaría en el rubro. "También hay otros comerciantes, taxistas, remiseros, que perderían mucho dinero", arriesgó.

Costa estuvo acompañado por cuatro intendentes del Frente de Todos durante el contacto con la prensa que mantuvo para informar el resultado de la reunión. Llamó la atención que tanto Martín Yeza, intendente de Pinamar, como Guillermo Montenegro, de General Pueyrredón, y ambos de Juntos por el Cambio, no participaron de esa improvisada rueda de preguntas.

El marplatense le bajó tensión a cualquier diferencia con sus pares peronistas e incluso con las autoridades provinciales. "Seguimos pidiendo por la salud y el trabajo y vamos a seguir igual, enfocados en los controles", destacó.

Yeza, por su parte, fue muy breve sobre ese intercambio que mantuvieron en el museo MAR: "Tuvimos una reunión con el gobernador en donde nos escuchó a todos, pudimos contar lo que sucede en nuestros distritos y nos pidió unas horas para seguir escuchando a otros intendentes de la provincia antes de tomar una decisión", dijo.

Se había especulado que de este encuentro surgiría una definición clara, justo en coincidencia con el inicio de este fin de semana, que siempre marca un mayor ingreso de turistas a los destinos de veraneo.

Será el propio gobernador el que anuncie medidas a adoptar. Quizás el martes próximo, cuando se vuelva a reunir con los intendentes de la costa atlántica, esta vez en Santa Clara del Mar. Aunque no se descarta que durante el fin de semana haga algún anuncio al respecto.

La situación abre ahora un escenario de posibles inconvenientes porque durante las horas de veda comercial se podría dar un movimiento de los porteños hacia distritos bonaerenses, que por ahora no tienen límites para cerrar sus puertas al cabo de cada jornada.

Respiro

Por la Capital se respiró algo de alivio por las medidas adoptadas por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. "Sin dudas es una mejora, sobre todo por la no restricción en la circulación, un dato muy importante por el tema de la vuelta de todos los trabajadores a sus casas y también la de los clientes", dijo Manuel Migaraya, de la cervecería Growlers.

Explicó que sus picos de horario de toda la semana son los viernes y sábados de 10 a 3, lo que representa más del 65% de la facturación de la semana. "Cerrar a las 23 hubiera sido una catástrofe", advirtió. Y consideró que cerrar a la una, como se definió, es una restricción que quita varias posibilidades, pero no es tan dramático.

En el rubro gastronómico sienten que lo resuelto por la Jefatura de Gobierno es un aliciente para unos, pero un problema para otros. Entre los primeros asoman los restaurantes, que podrán a completar los dos turnos de cena. "Son dos horas más de servicio, y eso ayuda mucho: la gente puede terminar de comer tranquila y sin restricción de la circulación todos pueden regresar luego a sus casas", dijo Agustín Latorre, dueño del restaurante Osaka.

En cambio, dificultará el funcionamiento de los bares y lugares de entretenimiento, que hasta ahora funcionaban hasta las 3. Marcelo Boer, de la campaña Sillas Al Revés, dijo que la medida adoptada "golpea de lleno a los bares, y es injusto, porque hay muchos empresarios que han hecho las cosas muy bien". "Estamos convencidos de que la gastronomía no es el foco de contagio", remarcó al recordar que en el sector se ajustaron a todos los protocolos, remodelaron espacios e invirtieron en equipamiento.

Con la colaboración de Alejandro Horvat (Pinamar) y Soledad Vallejos

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.